Servicio de plantación de almendro intensivo

En los últimos años, el almendro ha pasado de ser un cultivo marginal que se desarrollaba en los suelos pobres y áridos de los campos españoles a una producción alternativa a otros frutales, al olivar, a los cítricos, incluso a cultivos herbáceos extensivos.

01.

Estudio económico

02.

Diseño de la plantación

03.

Preparación del terreno

04.

Plantación

05.

Instalación del riego

06.

Fertilización y abonado

07.

Recolección

08.

Poda manual

En gran parte de la superficie cultivada estas malas condiciones son extremas, dando lugar a un cultivo marginal cuyas producciones no superan los 200 kg/ha de almendra grano. La baja productividad de estas plantaciones tiene un componente muy importante en las limitaciones insalvables que suponen las malas condiciones del medio (suelos pobres, secano, etc.), pero también hay otro componente negativo debido al manejo que, con relativa frecuencia, se hace del cultivo (insuficiente aplicación de abonos y fitosanitarios, deficiente polinización, variedades tempranas y sensibles a heladas y enfermedades, etc.).

Esta situación unida a otros factores, como el impulso de nuevas variedades de floración tardía (marzo y abril) que no sufren los efectos de las heladas, la implantación del riego (generalmente deficitario) y la mecanización, han provocado un cambio significativo del cultivo del almendro en España. Estas nuevas plantaciones presentan unas características muy diferentes a las que se dan en las tradicionales, siendo necesarios nuevos criterios de cultivo adaptados a este tipo de plantaciones.

Al igual que en otros sectores económicos de nuestra sociedad, durante los últimos años, la agricultura ha tenido la necesidad de evolucionar para garantizar la rentabilidad de las explotaciones. La búsqueda de sistemas más productivos y eficientes ha sido, por tanto, el objetivo común de muchos cultivos frutícolas.

Solicita más información

de nuestro servicio de plantación de olivares intensivos